jump to navigation

Llega el inquietante virus pedófilo 11/12/2009

Posted by linopensoft in 1.
trackback

Es lo último en puñaladas traperas informáticas: un virus que te llena el ordenador de pornografía infantil. El hacker que te ha infectado puede ser un pedófilo por control remoto, que se deleita asquerosamente con tu equipo desde lejos –y así el suyo se mantiene inmaculado-, o puede ser un pirata que esta vez no va a por la bolsa sino a por la vida. En Estados Unidos, que es donde han detectado el virus –lo ha investigado Associated Press y se hace eco The Huffington Post- la posesión de pornografía infantil se castiga con hasta 5 años de cárcel. Por no hablar de las represalias personales y sociales: matrimonios rotos, trabajos perdidos, vecinos que dejan de saludar y de dirigir la palabra. ¿Suicidio?

Sin duda impresiona pensar que un día cualquiera puede llamar el jefe a la puerta de tu despacho –o la policía a la puerta de tu casa- y lo siguiente que se sabe es que todo el mundo habla de unos escandalosos archivos que tú ni sospechabas que se agazaparan dentro de tu ordenador. Eso es lo que le pasó a Michael Fiola, un funcionario de Massachussets. En 2007 sus superiores sospecharon porque su ordenador manejaba muchos más datos –entre cuatro y cinco veces más- que los de sus compañeros. Llamaron un técnico y encontró en su PC un archivo con imágenes pornográficas de niños.
La vida de Fiola se vino abajo. Para defenderse de los graves cargos que se le imputaban tuvo que gastar 250.000 dólares, lo cual significó liquidar los ahorros, vender el coche y rehipotecar la casa. Por lo menos en este caso su mujer se mantuvo firme a su lado, confiando ciegamente en él. O no tan ciegamente, porque el tipo era inocente. Nuevas inspecciones acreditaron que alguien había conseguido acceder a su ordenador y programarlo para que entrara en 40 sitios de porno infantil por minuto –se dice pronto- durante hora y media. El resto es historia. Las acusaciones fueron retiradas.

Pero mientras los Fiola respiraban de alivio, a otros se les cortaba el hipo de pánico. Y es que menuda papeleta les puede caer ahora a muchos investigadores: ¿qué pasa si un verdadero pedófilo se hace instalar el virus y lo usa de coartada? ¿Cómo distinguir el “yo no he sido” de verdad del de mentira? ¿Qué se hace ante la duda?

¿Y qué será lo próximo con que te infecten el ordenador? ¿Una confesión de haber cometido el asesinato de Kennedy? ¿Propaganda de Al Qaida?

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: